Evo Morales y el MAS-IPSP han perdido 33% de su apoyo en la ciudad de El Alto.